Según informe realizado por los investigadores en seguridad de IBM, el 95% de las incidencias en ciberseguridad se deben a errores humanos. De esto se desprende que, los usuarios somos quienes facilitamos el acceso a los riesgos. Los ciberdelincuentes encuentran una gran cantidad de servidores de escritorio remoto mal configurados y otras fallas de seguridad, las cuales brindan oportunidades para diversos ataques y ciberdelitos.

La pandemia del COVID-19, el confinamiento, el trabajo remoto y los estudios virtuales, han hecho crecer fuertemente este tipo de amenazas. Los atacantes engañan a las personas haciéndose pasar por empresas, organizaciones, servicios o también otras personas a través de correos electrónicos, mensajería instantánea y redes sociales. En el descuido, el usuario entrega información valiosa como, por ejemplo, su cuenta bancaria y contraseñas, que luego se utilizan con fines maliciosos (venta de datos personales, suplantación de identidad y envío de publicidad). 

El gran numero de videoconferencias a través de Zoom o plataformas similares, muchas veces expone temas confidenciales. También exponemos la privacidad de nuestro hogar a través de las cámaras y micrófonos, que suelen intervenir con los mismos fines. Por todo lo detallado anteriormente es que la seguridad informática tiene un rol cada vez más importante en la vida de las empresas y las familias. 

Luego del confinamiento, algunas modalidades de trabajo, estudio y comunicación han perdurado. Para muchas de estas practicas, la cámara web se ha convertido en elemento primordial. Dichas cámaras son un complemento tecnológico que ha evolucionado y tiene cada vez más presencia en nuestras vidas. Sin embargo, las cámaras web son un punto de ataque, pues mientras permiten transmisiones online, videos o lives atraen también la atención de los ciberdelincuentes. Muchos de los que irrumpen en los sistemas informáticos lo hacen a través de la cámara y el micrófono. 

Prestar atención a ciertos detalles y tomar recaudos es la mejor forma de cuidarnos de los ciberataques. Aquí dejamos algunos consejos para no ser blanco de ciberdelincuentes y resguardar nuestra privacidad.

Chequeá tu seguridad en línea

✓ Nunca entregar datos personales, ni usuarios ni claves, a través de correos, SMS, videochat o WhatsApp.
✓ Cuando hacemos videollamadas es importante generar siempre un nuevo link.
✓ Comenzar siempre una sesión privada y verificar que están solamente las personas indicadas.
✓ Tener cuidado al abrir cualquier tipo de link o archivo adjunto. Es muy importante verificar que la fuente es fidedigna.
✓ Evitar el control de compartir pantalla. Nunca grabar las sesiones y mucho menos guardarlas en la nube.
✓ Utilizar siempre distintas contraseñas en las aplicaciones y dispositivos.
✓ En domótica: desactivar los dispositivos inteligentes que se comandan por voz mientras hacemos teletrabajo. Estos dispositivos están escuchando y habilitados para escuchar.
✓ En videoconferencias: elegir un sector del hogar que no dé referencias sobre tu vida privada (fotos familiares, cosas de valor).
✓ Mientras no se utiliza la webcam, hay que mantenerla tapada. Muchos programas no solo capturan el audio sino también la imagen.

Redacción
Redacción
Periodista / Asesor de Prensa & Difusión / Director Periodístico Tecno & Medios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.