Cuatro tendencias que revolucionan el panorama tecnológico.

Las ventajas que ofrecen la nube, la realidad aumentada, la realidad virtual y la “Internet de las cosas”. Cómo mejoran la vida cotidiana, el funcionamiento de las empresas y los entornos laborales, entre otros avances.

La Internet de las cosas

Con la Internet de las cosas, los dispositivos que comúnmente operan por fuera de la red informática comienzan a adquirir los beneficios y atributos hasta ahora exclusivos de los que trabajan en conexión. Funciona a través de sensores, software y otras tecnologías que permiten controlar el uso de los elementos cotidianos de manera remota.

Este concepto ya es aplicado tanto en el ámbito profesional como en el hogar. Entre otros fines, otorga la posibilidad de regular la iluminación o la temperatura de una habitación desde el teléfono, sin necesidad de estar presente al momento de activar estos comandos.

Otros ejemplos incluyen hornos, heladeras, zapatillas y prendas capaces de reportar su estado y modificarlo. Por eso, se convierten en “inteligentes”, como en un principio pasaron a ser los primeros celulares y televisores conectados a Internet.

La tecnología cloud

La nube permite ejecutar cada vez más aplicaciones de manera remota y con un mayor rendimiento. Gracias a los avances alcanzados en materia de latencia, también mejora la calidad de la transmisión de los contenidos audiovisuales, como las videollamadas.

En el caso particular de las empresas, la solución cloud genera ahorro en términos económicos, ya que los servidores del proveedor se mantienen, brindan software y activan actualizaciones por cuenta propia.

En el país, una de las tecnológicas que propone este servicio es DataWise a través de su solución DataCloud. “Como nuestros servidores están ubicados en Argentina, operan con mejor latencia y se comunican más rápido”, añade al respecto el CEO de DataCloud, Diego Malaspina.

La locación nacional también supone una mejoría para las compañías radicadas en países limítrofes como Chile y Uruguay, que están solicitando cada vez más la solución presentada por DataCloud sobre la base de este avance, según afirma el titular de la compañía.

Mediante este servicio, también, es posible “monitorear de manera permanente la conectividad, la infraestructura y las claves de acceso, entre otros puntos que comúnmente se encuentran en la mira de los ciberdelincuentes”, de acuerdo a Malaspina.

La realidad aumentada

A través de una interfaz, la realidad aumentada les muestra a los usuarios diferentes elementos virtuales insertados en el espacio físico, con los que puede interactuar. Para funcionar, requiere de un dispositivo con cámara, una aplicación que procese la información y una pantalla que muestre la combinación de ambos mundos.

Un caso exitoso dentro del uso de esta herramienta es el título PokemonGo, en el que los jugadores pueden realizar acciones junto a los personajes que van encontrando en las calles de su ciudad.

La realidad aumentada se está empleando cada vez más en otros ámbitos como la educación, la medicina y el marketing. En este último caso, se debe a que las empresas y los usuarios aprovechan las nuevas ventajas que supone, por ejemplo, poder probar el producto en un entorno digital antes de adquirirlo.

La realidad virtual

Mientras que la realidad aumentada trabaja sobre todo lo que rodea a los usuarios, la realidad virtual los traslada a un entorno distinto. Es decir, reemplaza el contexto por un contenido completamente digital. Esta transformación permite que las personas accedan a juegos y otros tipos de escenarios donde pueden interactuar con distintos objetos, desplazarse o realizar diferentes acciones. En resumen, la RV trabaja directamente sobre la vista y el oído, y opera por fuera de la extensión de cualquier pantalla.

Si bien, cuenta con una trayectoria de altibajos comparable a la de la tecnología 3D, se espera que, a la larga, la eventual reducción de costos y precios de los equipos derive en la aceptación masiva de este recurso.

Además, la realidad virtual resulta extremadamente útil en situaciones en las que se requiere simular la vida real sin poner en riesgo a las personas, se trate de alumnos aprendiendo sobre batallas o geografías lejanas, o de estudiantes de medicina practicando cirugías virtuales sin exponer la salud de ningún paciente.

Redacción
Redacción
Periodista / Asesor de Prensa & Difusión / Director Periodístico Tecno & Medios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.