Beneficios de la #tecnología en el aula, según los docentes.

Se realizó un estudio entre docentes españoles sobre el uso de la tecnología en el aula. Este arroja interesantes conclusiones sobre los beneficios que ocasiona el uso de la tecnología aplicada a los entornos escolares.

El 84% de los encuestados notó el aumento de la creatividad y capacidad de razonamiento de sus alumnos, una mejora en sus habilidades transversales y un incremento en la autonomía de los alumnos a la hora de aprender. El 74 % de los participantes consideró que la creciente familiarización con las TICs ayuda a los alumnos a hacer un uso responsable de las nuevas tecnologías. El 92 % también observó que las nuevas tecnologías en el aula ayudan a desarrollar las habilidades técnicas de los estudiantes, ayudándolos a desenvolverse en nuestro mundo tecnológico.

Muchos profesores han señalado también un incremente de la colaboración entre pares (82%),  como así también una mejora en el clima general del aula. Tres de cada cuatro profesores (77%) han considerado que la “mochila digital” para el aprendizaje, es sumamente interesante.

Otras ventajas de la introducción de la tecnología en las aulas tienen que ver con la oportunidad brindada para ofrecer aprendizajes interactivos y participativos, lo que favorece al trabajo colaborativo en el aula. Al mismo tiempo, se abre la posibilidad de aprender a distancia y en diferentes contextos, con una mayor flexibilidad horaria. Aunque esto implique una mayor responsabilidad personal sobre los estudios, los alumnos pueden mantener un ritmo más personalizado a sus necesidades.

El uso de la  tecnología en el aula puede tener un impacto muy positivo, si se usa de manera correcta. Sin embargo,  la implementación de su uso trae consigo algunos desafíos que hay que afrontar. Transformar el aprendizaje centrado en la memoria, en uno basado en las capacidades para buscar, analizar e interpretar correctamente la información, implica nuevas necesidades.

Entre los desafíos que implica incorporar la tecnología en el aula, mencionamos la importancia de la formación adecuada al personal docente para que se puedan aprovechar los recursos tecnológicos e incorporarlos en las clases. Es fundamental  que los centros educativos cuenten con una conexión a internet lo suficientemente buena para poder ser usada por múltiples equipos y dispositivos al mismo tiempo. Así se evita la frustración y las clases se tornan ser ágiles y efectivas. La inversión económica que tiene que hacer el centro educativo para incorporar las nuevas tecnologías en sus aulas también es un factor  importante a tener en cuenta.

Es probable que nos encontremos con algunas resistencias al gran cambio que implica incorporar nuevas tecnologías. Especialmente desde sectores más conservadores o menos familiarizados con estas, dentro del personal del centro o entre los padres de los alumnos. Introducir la tecnología en las aulas es un cambio de paradigma, tanto en los contenidos programados como en los sistemas de evaluación. Será necesario adaptarlos a la nueva realidad.

La introducción de la tecnología en las escuelas trae consigo innumerables beneficios, pero es importante que los cambios se hagan con responsabilidad y acompañados por un encuadre pedagógico para que, tanto niños como docentes,  puedan aprovecharla al máximo.

Redacción
Redacción
Periodista / Asesor de Prensa & Difusión / Director Periodístico Tecno & Medios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.