Por qué todo el mundo quiere trabajar en tecnología

(Fuente: La Voz del Interior) Cada vez son más las personas que se interesan por entrar en la industria tecnológica. De qué se trata y a qué se debe esta tendencia.

El mundo está en constante evolución y la tecnología va invadiendo cada vez más aspectos de la vida cotidiana. Incluso, este fenómeno supone el nacimiento de muchas profesiones que nunca antes habían existido.

Ante esta perspectiva, muchas personas sienten la necesidad de adaptarse al cambio, a veces impulsados por el miedo a quedarse sin trabajo en un futuro cercano. Sobre todo si se tienen en cuenta los últimos estudios de la Universidad de Oxford, los cuales auguran la desaparición del 47 por ciento de los puestos de trabajo en los próximos 20 años, bien se podría decir que ese temor está bastante fundado.

Además del miedo al desempleo, existe una realidad que cada día se hace más evidente: el ensanchamiento de la brecha de salarios entre quienes ocupan posiciones altamente especializadas y el resto de la población. Con todo esto, es normal que la gente no quiera quedarse afuera de esta industria tan prometedora.

Mejores salarios, mayores beneficios

Ante la creciente demanda de profesionales formados y con experiencia en las carreras más demandadas del mercado, como Desarrollo Web Full StackDiseño UXUI o Data Science, las empresas compiten entre sí por el talento. Para no detener su crecimiento por falta de personal calificado, ofrecen salarios cada vez más altos a aquellos que reúnan las condiciones.

Se estima que la brecha de talento en tecnología en América Latina asciende a 450.000 puestos vacantes.

Mesas de ping pong, televisores con videojuegos y hasta heladeras llenas de cerveza son solo algunos de los beneficios de los que gozan los empleados de las empresas de tecnología. Cualquiera con una visión un poco más tradicional diría que “eso no es trabajar”. Sin embargo, hay buenos motivos detrás de estas prácticas.

En primer lugar, las personas que realizan cierto tipo de trabajo que requiere atención máxima y constante frente a una pantalla (como desarrollar software o analizar datos) son mucho más susceptibles de sufrir sobrecarga mental. Los momentos y espacios de ocio son necesarios para poder rendir al máximo.

A su vez, estos incentivos forman parte de la creatividad de las empresas para atraer el talento que tanto necesitan.

Trabajar en tecnología

La buena noticia es que para que estas compañías crezcan, no solamente hacen falta perfiles técnicos. Todas estas empresas tienen, al igual que las tradicionales, departamentos de Recursos Humanos, Finanzas, Administración, Atención al Cliente, entre otras. Y, si bien la tendencia a la automatización es alta, hay trabajos que jamás podrá hacer una máquina (los trabajos que requieren creatividad, inteligencia social y un alto nivel de complejidad o destreza no corren gran peligro de desaparecer).

A medida que las empresas van adoptando maneras más flexibles de entender el trabajo, todos los empleados se benefician de esta nueva cultura organizacional, no solamente aquellos con perfiles técnicos.

Por ejemplo, una persona que trabaja en Recursos Humanos de una empresa de tecnología es más probable que tenga flexibilidad horaria, posibilidad de trabajo remoto o home office y mesas de metegol para sus momentos de ocio que una que trabaja en una fábrica, un banco o una empresa de seguros tradicional.

Con todo esto, suena bastante lógico que aumente el interés por ingresar en esta industria que no para de crecer.

Ahora bien, incluso los perfiles más blandos, es decir, aquellos más alejados de las ciencias duras o exactas y la tecnología, necesitan formarse y familiarizarse con las metodologías de trabajo que se utilizan en estas empresas.

Qué son las metodologías ágiles

Por definición, las metodologías ágiles son aquellas que permiten adaptar la forma de trabajo a las condiciones del proyecto, consiguiendo flexibilidad e inmediatez en la respuesta. En esencia, las empresas que apuestan por esta metodología de trabajo consiguen gestionar sus proyectos de forma flexible, autónoma y eficaz reduciendo los costos e incrementando su productividad.

Este tipo de organización tiende a un modelo de empresa más horizontal, ya que fomenta la colaboración y el trabajo en equipo por encima de las jerarquías.

Muchas de las grandes empresas de otros sectores ya se están haciendo eco de los beneficios de este tipo de metodologías aplicadas el trabajo. Incluso, está comprobado que consiguen mejores resultados y a más corto plazo. En un mundo en constante cambio, la velocidad es clave para conseguir ventajas competitivas.

Los equipos se capacitan para adoptar metodologías ágiles de trabajo.

Para conseguir que sus empleados adopten estas metodologías en pos de la transformación digital, las empresas necesitan capacitar a su personal. Existen consultoras o incluso academias de tecnología que se especializan en este tipo de capacitaciones.

En resumen, tanto desde el lado del empleado como del empleador, la tecnología es un campo de posibilidad en donde abundan las oportunidades de crecimiento y mejora.

Matias Gonzalez
Matias Gonzalez
Periodista / Asesor de Prensa & Difusión / Director Periodístico Tecno & Medios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *